Que la entidad financiera reporte equivocadamente a la central de riesgos no genera, necesariamente, la obligación de indemnizar