La inacción de las partes para proponer puntos controvertidos no permite que opere el abandono del proceso