La Corte Suprema concluye que transferir dos veces el mismo inmueble configura un supuesto de nulidad por fin ilícito