El Juez debe adecuar las formalidades a la finalidad del proceso: la ausencia del requisito de intento conciliatorio no conlleva necesariamente a la improcedencia de la demanda