A propósito de un caso de expropiación, el Tribunal Constitucional concluye que el derecho de posesión no merece tutela constitucional vía amparo